Las zonas tropicales son los lugares más razonables para plantar árboles para luchar contra el cambio climático. Sin embargo, los árboles tienen más beneficios que la mera captura de carbono y cada región puede beneficiarse de forma diferente de la reforestación.


Beneficios para la zona tropical

La zona tropical es un lugar perfecto para el cultivo de árboles, ya que allí reciben la mayor cantidad de luz solar. Esto significa que los árboles capturan la mayor cantidad de Co2 a la mayor velocidad. Desgraciadamente, esta zona es también la más afectada por la deforestación, lo que ha provocado la extinción de muchas especies que constituyen el 85% de toda la fauna del planeta.


La plantación de árboles en los trópicos también ayuda a las comunidades de bajos ingresos a crear una fuente de ingresos sostenible, con lo que se abordan no sólo los problemas medioambientales sino también los sociales. Las zonas con climas desérticos o áridos no son adecuadas para la plantación de árboles, sin embargo, esto puede ayudar a combatir el hambre y la malnutrición. Los tipos de árboles de raíces profundas son perfectos para abordar el problema de la escasez de alimentos en las regiones áridas y desérticas.


Beneficios para Europa y EEUU

Europa y Estados Unidos se ven menos afectados por la deforestación, ya que cada año aparecen más árboles en estas zonas. Sin embargo, estas regiones se enfrentan al problema de los decretos de los insectos, que puede ser abordado mediante la plantación de árboles para promover la agricultura sostenible.


Beneficios para zonas que sufren incendios forestales 
También es importante plantar árboles en zonas que han sufrido incendios forestales, como Australia o Brasil. Es importante entender que la solución de este problema es a largo plazo.